Sistemas de ventilación: ¿cuál es la mejor solución para un edificio eficiente?

Para elegir un sistema de ventilación eficiente debemos tener en cuenta el uso que se hace del edificio y sus necesidades de climatización. En este sentido la funcionalidad de la edificación en cuestión (vivienda o lugar de trabajo) es un factor determinante y distintivo a la hora de seleccionar una u otra opción de ventilación, aunque no es el único.

¿Por qué es necesario ventilar?

Los interiores de los edificios tienen la necesidad de ser ventilados para renovar el aire y evitar así condensaciones, malos olores y proliferación de partículas en suspensión que pueden llegar a ser nocivas para la salud del ser humano. Una ventilación adecuada es primordial tanto para evitar humedades en el interior como para limpiar el aire de contaminantes y humos procedentes de diferentes orígenes entre ellos la propia actividad humana.

Por otro lado, una elección inadecuada del sistema de ventilación utilizado puede resultar en un malgasto energético y económico considerable.

¡Qué corra el aire! Nueva normativa vigente

En los últimos años la forma de edificar y construir ha cambiado especialmente en lo que se refiere a la necesidad y concienciación de una mayor eficiencia energética tanto en hogares como en espacios de trabajo.

Actualmente, los edificios de nueva construcción incorporan sistemas de aislamiento térmico, control de la estanqueidad y todo tipo de tecnologías y sistemas encaminados a reducir la demanda de energía de las viviendas y a conseguir la máxima eficiencia energética. En este sentido, estos edificios eficientes requieren necesariamente de sistemas de ventilación para mantener una “adecuada” calidad del aire interior, controlar la humedad, nivel de CO2 y compuestos orgánicos volátiles y obtener el máximo ahorro de energía y confort para sus ocupantes, además de garantizar la admisión y expulsión del aire viciado por los contaminantes.

Estos y otros requisitos son los abordados en la versión recientemente modificada en España del Código Técnico de la Edificación (CTE) en su sección HS3 del documento básico de salubridad. El CTE contempla para esta ventilación la extracción de aire de los lugares húmedos de una edificación a partir del suministro de aire por parte de los locales secos. Tradicionalmente, ante la falta de estanqueidad se generaba una ventilación en muchos momentos excesiva y no controlada, a través de filtraciones en los paramentos exteriores, que provocaban una falta de confort interior para los habitantes y usuarios del espacio. Además, el aire que se “cuela” del exterior por las filtraciones no se encuentra a la temperatura de confort interior.

Opciones de ventilación existentes

Hablando genéricamente, podemos distinguir cuatro tipos de ventilación de edificios.

Ventilación por infiltraciones

No es un sistema propiamente dicho, sino la aireación espontánea que se produce entre las uniones de ventanas y puertas con la pared. Es una ventilación irregular que depende de factores externos, como el viento, la temperatura o la diferencia térmica entre el interior y el exterior.

Ventilación natural

Es la que se produce cuando abrimos las ventanas y las puertas para que entre el aire del exterior. Es el sistema más simple y económico. Sirve para evacuar aire de muy mala calidad en un momento dado, p.e. personas fumando. También es aplicable en meses de verano. En los meses de invierno con calefacción o en verano con la casa con refrigeración no es un sistema correcto, ya que las ventanas y puertas permanecerán cerradas.

Ventilación híbrida

La ventilación híbrida es un tipo de ventilación controlada en la que, cuando las condiciones de presión y temperatura ambientales son favorables, la renovación del aire se produce mediante la ventilación natural y cuando las condiciones son desfavorables, se activa la ventilación forzada mediante extracción mecánica.

Un sistema de ventilación híbrido irá fluctuando entre la ventilación natural y la ventilación mecánica, basándose en el estado climático y la presión. Es por ello por lo que, en situaciones climatológicas adecuadas, un sistema de ventilación híbrida podría lograr un considerable ahorro de energía ya que el extractor mecánico no necesita estar en funcionamiento todo el tiempo, disminuyéndose el consumo energético.

Ventilación mecánica y controlada

Se produce una renovación de aire mecánica empezando por la entrada de aire fresco en las estancias secas como salón y dormitorios, llevando este aire más puro por debajo de las puertas hacia las zonas húmedas como baños y WC, y extrayéndolo de aquí hacia fuera de la casa de forma controlada. Los sistemas más empleados son ventiladores en admisión y extracción, con o sin un intercambiador de calor según el tipo de sistema.

Estos sistemas garantizan la mejor calidad de aire interior independientemente de las condiciones externas, como el viento sobre la fachada. Además, son muy eficientes debido al control total de los caudales de aire necesarios en cada momento. Es la opción idónea de cara al cumplimiento de la normativa actual, tanto en el sector terciario (RITE) como para las viviendas (CTE HS3) y por tanto la tendencia actual en edificaciones.

Este sistema aporta además otra serie de ventajas en relación a la mejora de la calidad del aire gracias a la filtración y contribuye también a reducir el ruido procedente del exterior ya que el proceso de ventilación se realiza con las ventanas cerradas, controlando desde el interior la cantidad de aire admitida.

Independientemente de lo anterior, existen en la actualidad en el mercado soluciones de ventilación descentralizada con o sin recuperación de calor como JAGA Oxygen o JAGA Fresh, o sistemas centralizados como el HRC  que incluso pueden combinar una ventilación inteligente con radiadores de diseño Low-H2O para lograr el perfecto confort en calefacción y climatización en la vivienda.

Para poder determinar la viabilidad económica de cualquier sistema de ventilación es necesario realizar un estudio adecuado sobre los costes de la instalación, así como otros aspectos como la climatología de la zona donde se vaya a realizar la instalación. Consulte con un especialista en eficiencia energética para ayudarle a decidir la opción más adecuada a sus necesidades.

¿Quieres saber más sobre los sistemas de ventilación? Entra aquí y descubre las soluciones Jaga

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *