Climatización en hoteles; confort térmico y calidad del aire interior

Los motivos para alojarse en un establecimiento hotelero pueden variar, pero las exigencias y expectativas de la estancia pasan por el bienestar y el confort térmico. Este último dependerá de la correcta y adecuada climatización del hotel.

En líneas generales, una climatización adecuada y un sistema de ventilación adaptado a las características del establecimiento proporcionarán los niveles óptimos de temperatura, humedad y calidad del aire interior, factores todos ellos fundamentales para ofrecer a los huéspedes de cualquier establecimiento hotelero las condiciones térmicas adecuadas para su comodidad y confortabilidad.

Además, a la hora de elegir y diseñar un sistema de climatización y ventilación para un establecimiento hotelero, normativamente se han de tener en cuenta los requerimientos recogidos en el RITE – Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios – que será la norma que regule las condiciones básicas de estos sistemas en lo referido a su diseño, instalación y mantenimiento.

La eficiencia energética, la clave

Si bien hoy en día, en cualquier edificación tanto residencial como comercial, la búsqueda de la máxima eficiencia energética de sus instalaciones de climatización y ventilación es primordial, en los establecimientos hoteleros es aún más importante ya que supone uno de sus principales costes por lo que la elección de los equipos para la calefacción, refrigeración y ventilación del establecimiento debe ser estudiada cuidadosamente.

Disponer de equipos de la máxima eficiencia energética junto a sistemas de regulación y control puede suponer para el establecimiento importantes ahorros en su consumo energético. Soluciones descentralizadas bajo demanda o sistemas con recuperación de calor que aúnen tecnología y diseño serán la opción idónea para cualquier hotel o alojamiento rural teniendo en cuenta además que, este tipo de edificaciones requieren exigencias muy elevadas en relación a:

  • la calidad del aire; ya que la propia normativa exige unos niveles de calidad del aire interior buena (IDA 2) para zonas y locales comunes en los establecimientos hoteleros y una calidad media (IDA 3) para habitaciones, restaurantes, salas de eventos o gimnasios.
  • el ruido; como elemento fundamental para la sensación de bienestar de los huéspedes los equipos de climatización y ventilación deberán ser lo más silenciosos posible.
  • la temperatura; se considera que la temperatura ideal debe ser de unos 21ºC en invierno y unos 26ºC en verano por lo que las herramientas de regulación y control de los equipos y sistemas de climatización serán necesarias para mantener las condiciones térmicas adecuadas respetando estos valores y ajustando la climatización en función de las condiciones climatológicas.
  • el diseño; desde el punto de vista del diseño interior, los establecimientos hoteleros deben integrar los equipos y sistemas de climatización y ventilación con el resto de elementos de su entorno con el fin de favorecer una estética agradable y un ambiente del máximo confort.

Climatización de hoteles; la importancia del mantenimiento

De la misma forma, elegir un sistema de climatización y ventilación eficiente y sencillo en la instalación, limpieza y mantenimiento hará que los costes y consumos energéticos del negocio disminuyan de manera importante generando un ahorro energético y de consumo.

De manera tradicional los sistemas de climatización y ventilación tendían a ser centralizados y con distribución por conductos. El desarrollo e innovación de las marcas fabricantes de los equipos de climatización sin duda ha sido notable en los últimos años con una tendencia clara hacia la sostenibilidad y eficiencia energética, con productos que proporcionan un mayor aprovechamiento energético y la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera. Sin embargo, la evolución de la vía de distribución del aire, los conductos, no ha sido la misma y los requerimientos de mantenimiento y limpieza que supone garantizar la salubridad del aire y de los huéspedes son altos y suponen un coste elevado.

A esto habría que añadir que en cualquier establecimiento hotelero será fundamental:

  • Realizar tareas de mantenimiento de los equipos y sistemas con mayor periodicidad que en una vivienda
  • Minimizar las pérdidas de calor o frío en las habitaciones y zonas comunes.
  • Comprobar periódicamente que no haya fugas (especialmente en aquellos casos en los que los equipos contienen gases refrigerantes o productos inflamables) procurando que los equipos se encuentren en perfectas condiciones de funcionamiento y alejados de cualquier elemento que pueda provocar un fallo o posibles incendios.
  • Verificar los ajustes de la configuración de los equipos ajustándolos en función de la demanda, de las necesidades e incluso de las condiciones climatológicas.

Todas estas labores, se simplificarán de forma notable con sistemas descentralizados y adaptados a las necesidades específicas y de distribución de cada complejo hotelero.

Soluciones eficientes de climatización para hoteles

Una de las propuestas más innovadoras del mercado para la climatización de hoteles es la que ofrece Jaga Oxygen. Un sistema inteligente de renovación de aire preparado tanto para integrarse de forma imperceptible dentro de los radiadores de calefacción Low H₂O, con emisores frío/calor o para instalarse de forma independiente, conformando la combinación perfecta para la ventilación y climatización en cualquier complejo, nueva edificación o rehabilitación, al no requerir sistemas de conductos, simplificando de esta forma su instalación y mantenimiento de forma significativa.

Gracias a los emisores de climatización Jaga con tecnología Low-H2O se obtiene una solución rápida de calefacción y refrigeración con sistemas de bomba de calor con la que lograr la temperatura idónea de confort térmico que proporcione bienestar al huésped y cree un espacio limpio y agradable. El sistema Oxygen por su parte, será el encargado de suministrar el aire desde el exterior debidamente filtrado para posteriormente, a través de un control inteligente con sensor de CO2 y un panel de control para intervenir manualmente, obtener la cantidad idónea de ventilación cuando el aire está viciado.

En definitiva, la solución personalizada para cada espacio que aúna tecnología, eficiencia y diseño para la búsqueda del máximo bienestar de las personas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *